En la primera parte de este artículo comenzamos a explorar algunas de las tendencias emergentes de la industria tecnológica.  A continuación añadimos más ámbitos con cambios en el horizonte.

La robótica, así como la realidad virtual junto con la impresión 3D están en pleno auge.
El crecimiento en popularidad del aprendizaje automático, el procesamiento de lenguajes naturales (abreviado PLN, o NLP del inglés Natural Language Processing) y el reconocimiento de patrones está provocando que cada vez se incluyan con mayor frecuencia en las aplicaciones de software emergentes.
Incluso tomando como único indicativo la gran inversión en investigación de estas tecnologías, podemos deducir que podremos ver nuevas plataformas con este valor añadido.
Por ejemplo, Prisma fue una de las aplicaciones más populares durante el 2016 al transformar imágenes en obras de arte creadas con inteligencia artificial basandose en los estilos de artistas como Van Gogh y Picasso. Siendo sólo una aplicación, muchos lo consideran el futuro de la creación de imágenes y nos da una pequeña visión de cómo la IA puede impactar en el sector multimedia.

En el área de la realidad virtual vamos a poder ver un aumento en la demanda de desarrolladores de aplicaciones con competencia en motores 3D como Unity.
En cuanto a la impresión 3D, podemos esperar una mayor demanda en técnicos que sepan trabajar con Solidworks, Maya, Rhino, Zbrush o similares.
En aprendizaje automático, las empresas van a buscar candidatos con fundamentos sólidos en programación, probabilidad y estadística, modelado de datos y diseño de sistemas.

Por último, vamos a hablar brevemente de blockchain, la plataforma software líder en recursos digitales, y lo que muchas llaman la base de la divisa digital. Bitcoin por ejemplo, es de las más conocidas.  Mientras Fintech quiebra al sector bancario, Bitcoin quiebra Fintech.   Por lo que su implicación con empresas y servicios financieros es evidente.
Grandes empresas consultoras como EY, PWC y Accenture están trabajando en la actualidad en aumentar sus conocimientos y poder ser expertos en esta área.

En cuanto a los puestos de trabajo, Deloitte ha establecido su sede de Blockchain en Dublín.  Muchas empresas están desesperadas por desarrolladores con experiencia en Solidity, un lenguaje orientado a objeto para escribir contratos inteligentes.  Otras están contratando ingenieros con una sólida base en tecnologías como Python, Go o C++ y ofreciéndoles formación.

La temática común en todo lo anterior es que las empresas inteligentes saben que son tan buenas como buenos sean sus trabajadores.  Para poder seguir siendo competitivos deben seguir compitiendo agresivamente por el nicho de talento. Se puede esperar que los salarios sigan subiendo para puestos en desarrollo, especialmente para candidatos que sepan diferenciar entre una novedad y una tendencia.